Domingos de alpargata

Hola amigos:

Muchos días ya sin contactos de ningún tipo y empieza a hacerse pesado que un bicho tan pequeño nos esté llevando a la inacción más aburrida. De todas formas queremos creer que el que más o el que menos no habrá estado pensando en las musarañas repantingado en el sofá y calculando en que más pronto que tarde tendremos vía libre para volver a salir. Hemos decidido dar este pequeño toque de atención, dirigido primero a los “veteranos” que ya conocéis la mecánica del grupo, y segundo, a posibles andarines en ciernes a los que pueda interesar acercarse a un grupo de personas con un mismo interés de hacer un poco de ejercicio, a la vez que “charramos” de todo y con todos, además deoxigenarnos para toda la semana. Vamos, pues, a explicar un poco nuestro funcionamiento dominguero.

“Dominguero” porque, como su nombre indica, salimos los domingos y “de alpargata” porque nuestras metas no son, en principio, subir al Aneto ni crear competición entre nosotros, sino andar un poco movidicos y hacer unos cuantos kilómetros (entre 10 y 15 km poco más o menos) procurando que no haya demasiadas dificultades en el recorrido, por lo que a veces, cuando se puede elegir, podemos dar opciones de más o menos  dificultad para dar satisfacción a todo el grupo (parece mentira pero se consigue casi siempre). Y es que en el fondo somos un grupo de “buenos chicos” …y chicas. En este punto, tenemos que decir que vamos parejos en cuanto a cantidad de mozas y mozos, por lo que estamos pensando en que también ellas tomen parte activa en el desarrollo de la actividad, como ya lo hacen fomentando un grupico coral para amenizar las marchas, no muy afinado todavía, pero tomando un interés digno de mejor causa.

Cuando hablamos de mozas y mozos, no queremos hacer distinciones que hagan referencia a la edad; aquí cabemos todos y los límites por arriba y por abajo los pone la condición física de cada uno y el entusiasmo que le eche. La salida la tenemos fijada a las 9,00 de la mañana cuando ya han puesto las aceras y disminuye el peligro de tropezar. Bromas aparte, saliendo a esa hora nos da tiempo de llegar sobre las 13,00 ó las 14,00 horas sin ningún apuro. Y, para finalizar, el equipo necesario: un calzado deportivo decente, una mochilica para poner un botellín de agua y una fruta y, sobre todo, un chubasquero que nos proteja del frío y del agua en esta tierra que es tan aficionada a cambiar de cierzo a bochorno sin avisar. Un bastón no es imprescindible pero ayuda.Cualquier duda, preguntad en Os Andarines d’Aragón. Esperamos ver caras nuevas cuando la pandemia remita.

Hasta pronto.

Información   adicional